martes, 25 de marzo de 2014

LAS FUENTES ESTÁN SECAS



La Sierra Calderona está a escasos 30 minutos de Valencia. Es la zona de monte, pinada y fuentes más próxima a la capital y eso hace que sea especialmente apreciada por todos aquellos a los que nos gusta la naturaleza. Ha sufrido innumerables incendios que se tratan de paliar mediante acciones regenerativas. Las cumbres están casi peladas, tan solo protegidas por un manto de matorral, pero los barrancos se convierten en verdaderas selvas donde la humedad, que persiste incluso hasta en verano, permite el crecimiento de una tupida vegetación. Algunas sendas que discurren por estos barrancos nos acercan a un mundo escondido, repleto de sonidos de aves e insectos con visiones fugaces de pequeños animales.

Estanque en la Cartuja de Portacoeli
La afición a correr es la que me lleva con bastante frecuencia a recorrer los caminos y sendas que cruzan la Sierra Calderona. Algunos son antiguos, utilizados desde tiempos remotos, pero otros han sido trazados recientemente para facilitar el acceso de los medios y recursos de extinción ante el elevado riesgo de incendio que se soporta cada verano. En total forman una densa malla que permite diseñar gran variedad de recorridos pasando por las fuentes o las cumbres más significativas.

Roquedos
Algunos ejemplos de rutas son:

Rebalsadors
Aunque hay dos sendas para alcanzar respectivamente el vértice geodésico y el mirador, en este caso se utilizan los caminos que conducen a ellos y al tercer vértice donde se ubica una caseta con una antena, en las proximidades de la nevera de Rebalsadors.

Fuentes de la Calderona
Fue una ruta de entrenamiento muy ambiciosa hecha en julio de 2013 que acabó con nuestras fuerzas, sobre todo, por el calor. Se unen un gran número de fuentes de esta Sierra, desde Barraix en el extremo oriental hasta Tristán en el occidental, esta última sin agua lamentablemente. A destacar la Font de la Gota donde fluía un agua buenísima que en pleno mes de julio con un calor abrasador suponía un oasis de frescor. La del Llentiscle y la de la Prunera muy agradables también pero que por la hora temprana a la que las alcanzamos no les dimos la valoración justa. Y la de Marianet, y la de l’Ombría, y la de l’Abella, y la del Marge… ¡tantas y tan buenas!

Serra, Segart y Canal del Garbi
Caminos y sendas que nos conducen a uno de los puntos más divertidos de la ruta: la Canal del Garbí, un barranco escarpado donde hay que usar las manos en ocasiones.

Quatre Fonts
Cuatro fuentes escogidas para trazar una ruta por dos balcones de la Calderona: el primero el de la Font de l’Abella, con vistas a la huerta y golfo de Valencia, y el segundo sobre el valle de Lullén, con La Pobleta y la Cartuja de Portacoeli a nuestros pies.

Pico del Águila (Gátova) desde Portacoeli
Un largo recorrido de pista nos permite alcanzar la ruta de los molinos de Gátova y llegar a su Pico del Águila. A pesar del cemento que cubre el último tramo de la subida, vale la pena llegar a la cumbre para ver enfrente la tremenda muralla que forma la Sierra de Espadán y al fondo, detrás de todo, en la lejanía pero sobresaliendo sobre el horizonte, el mítico Penyagolosa.

El Gorgo
También desde Portacoeli y pasando por Tristán podemos ascender al techo de la Calderona. Una cumbre que, pese a ser la más alta, no destaca por sus vistas al estar en el interior de la sierra.

Portacoeli-Serra
Esta ruta circular aunque repite varios tramos ya conocidos nos permite tener una perspectiva amplia de la zona rodeando el Rebalsadors.

Después de bastante tiempo recorriendo estos caminos ha sido este último fin de semana cuando me he llevado la sorpresa: sin haber terminado el invierno y las fuentes están secas. No todas, por supuesto, pero la Font de Deula no tiene ni humedad. La de Tristán, rara es la vez que tiene agua, pero, lo que es más grave, la Font de Potrillos también está seca, y de la de Barraix solo cae un hilo de agua. Hoy leo un artículo en prensa, “el invierno más seco en Valencia”, lo explica la Aemet: “de 151 años con registros en la ciudad, nunca en un invierno se había registrado tan poca agua”.

Manantial del Marianet
¿Qué responsabilidad tenemos nosotros? Aunque demos por buenas la variación natural del clima, la sociedad tiene una evidente culpabilidad: nunca la producción de CO2 había sido tan alta como ahora, ni nunca el consumo de agua había alcanzado las cotas actuales. ¿Estos factores producen unos efectos significativos? Parece ser que sí. Los acuíferos se secan porque se extrae más agua de la que llega. Respiramos más CO2 que jamás en la historia de la humanidad. El efecto invernadero es una realidad. Hay ciudades tan contaminadas que en ocasiones se tiene que aconsejar la permanencia de los ciudadanos en los hogares. Si hay algo que los seres vivos necesitan para vivir es el aire y el agua, y ambos los estamos deteriorando aceleradamente.

Está claro que la naturaleza sigue su curso y que los ciclos climáticos van a seguir alternándose independientemente de la acción humana. Pero igual que cuando voy a la montaña trato de que mi presencia no deje rastro negativo alguno, no estaría de más que, en general, nos planteáramos el paso por la vida de la misma manera. Simplemente, y no es tan simple, que nuestra existencia no implique la destrucción del resto.



5 comentarios:

Antonio Arias Conejo dijo...

Menuda entrada más currada y acabando con una fenomenal reflexión. Por la zona donde yo entreno también he notado la falta de agua en sitios donde nunca había escaseado. Una pena.

Luciano dijo...

Comparto tu preocupación, pero no puedo dejar de corregir un detalle: no "respiramos más CO2 que jamás en la historia de la humanidad".
De hecho, no respiramos NADA de CO2, ni ahora ni nunca. Del aire que entra a los pulmones, casi el 80% es nitrógeno, 20% es oxígeno y una parte ínfima, ridícula (0,04%) es CO2. El organismo se queda con el oxígeno y descarta lo demás. Si el nivel de CO2 subiera al 0,1% (más del doble del actual) sería muy malo para el medio ambiente, pero en lo que atañe a la respiración ni nos enteraríamos.

Luciano dijo...

"Hay ciudades tan contaminadas que en ocasiones se tiene que aconsejar la permanencia de los ciudadanos en los hogares."

Ahora veo que la confusión puede venir por este lado.
Una cosa es el aumento de los niveles de CO2 en la atmósfera, lo que provocaría un efecto invernadero y sería responsable de un calentamiento global. Pero el problema es medioambiental, no sanitario, ya que el CO2 es inocuo para la salud.
Y otra cosa distinta son los niveles de contaminación del aire en muchas ciudades (notablemente en las grandes urbes chinas) como consecuencia del tránsito y la actividad industrial. Esa contaminación consiste en partículas y gases como el dióxido de azufre, el monóxido de carbono y el dióxido de nitrógeno, que sí son tóxicos y pueden provocar enfermedades respiratorias o complicaciones (pero no tienen nada que ver con el cambio climático ni con las fuentes de la Calderona)

Dani dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dani dijo...

Gracias, Luciano, por las aclaraciones porque es cierto que unas reflexiones apresuradas pueden conducir a equívocos por el poco rigor, no a quien las escribe (yo) que comparto tus matizaciones por supuesto, sino a quien pueda leerlas.

La expresión “el CO2 que respiramos” pretende explicitar que la concentración de este gas (inerte por otro lado) ha crecido significativamente en los últimos decenios por la acción humana. Y, ciertamente, con la palabra “respiramos” no me refiero al proceso químico de captura del O2 por los glóbulos rojos, sino al hecho mecánico de inspirar el aire.

De ahí me traslado al efecto de la acción humana en general sobre el medio, acción que se vuelve en nuestra contra, y como ejemplo tenemos esos problemas de contaminación en Pekin y otras megaciudades.

Y en ningún caso trato de establecer una relación causa-efecto directa entre CO2, contaminación y sequía, ¡es bastante más complicado!, y no tengo los conocimientos para ofrecer ningún razonamiento riguroso. De hecho, en el Noroeste del país se está dando justo el caso contrario, está siendo un invierno verdaderamente complicado por la nieve.

Es deprimente ver como con el paso de los años se va deteriorando el entorno. ¿Acción humana? ¿Ciclos naturales? No lo sé, pero no somos inocuos para la naturaleza.

Se trata únicamente de reflexiones de un domingo en la montaña, como he dicho, un poco apresuradas. Y, por supuesto, ¡espero futuras aportaciones que para eso está el blog!

Gracias de nuevo y saludos, Luciano.