martes, 25 de mayo de 2010

VUELTA AL TRABAJO

De vuelta a los entrenamientos habituales me he propuesto dos objetivos (y que me perdonen los entrenadores, seguro que mis planteamientos son penosos, pero ¡para lo que me pagan…!):

- Recuperar un volumen alto de kilometraje semanal. Salvo las tres primeras semanas de enero con más de 80km cada una, el resto se me ha ido tonteando con los 40 y 50km, y así no hay mejora posible. Es cierto que la Maratón de Valencia me dejó muy tocado y he tardado en recuperarme más de un mes, pero ahora que no siento molestias es hora de aumentar el volumen y asimilarlo bien.

- Trabajar los cambios de ritmo, los progresivos y los rodajes largos. Sobre todo, variedad. Ya que la pista me aburre, y es fácil sobrecargarse haciendo series en ella, me decido por el exterior, donde puedo introducir todas las variantes que quiera.

La recuperación del UTMDA ha sido muy rápida: la primera semana contaba 43km, la segunda 84, la tercera 85, y espero seguir en esa línea.

En general me están saliendo muy buenos progresivos, consigo incrementar la velocidad gradualmente, acabando siempre muy por encima de la velocidad inicial. También introduzco cambios de ritmo, pero me falta trabajarlos con más disciplina. Y de lo que estoy más satisfecho es de los rodajes largos. Un primer largo de 26km y el segundo, con 34km, con muy buenas sensaciones, preparatorios de lo que será el próximo mini-proyecto: una maratón en autosuficiencia por el nuevo (y todavía sin acabar) Parque Fluvial, que discurre a lo largo del rio desde el Parque de Cabecera.

Rio Turia

Para está maratón no hay inscripciones, ni avituallamientos, ni público. Es un recorrido de ida y vuelta desde el Parque de Cabecera hasta aproximadamente Ribarroja, por la pista que discurre a orillas del rio Turia, esta vez un rio de verdad y no un cauce sin agua. Atraviesa rincones especialmente bonitos y, sobre todo, completamente desconocidos para la inmensa mayoría de los habitantes de Valencia. Recuperar todo este entorno sería una de las obras más beneficiosas para una naturaleza tan próxima a la ciudad y para las gentes que vivimos aquí. Si el proyecto se termina alguna vez y se consigue mantener en condiciones, será algo de lo que enorgullecernos.

Cuando el domingo pasado hice la primera aproximación, de 34km, siguiendo la pista ida y vuelta hasta Masía de Traver, desde las 6.30 de la mañana iba disfrutando del amanecer durante todo el camino de ida. El murmullo del rio, hasta entonces desconocido, sonaba de fondo bajo los gorjeos de los pájaros que estaban despertando. Arboledas umbrías, barrancos erosionados por las sucesivas riadas, pequeños huertos alrededor y labradores tan madrugadores como yo iban desfilando a mi paso. Otras zonas no tan idílicas se mezclaban también por el paisaje. Campos abandonados, cañaverales excesivos que obstaculizan el rio, fuentes secas y rotas, y lo peor: un cruce demasiado estrecho sobre la V30 y un descenso al tétrico nuevo cauce, puro desierto de hormigon, hecho para desanimar a cualquiera.

El proyecto está abierto, bastará que encuentre el tiempo disponible para llevarlo a la práctica.

2 comentarios:

Ferrato dijo...

Ostras, Dani, buena elección la del Dani-Maratón del Turia. Ese recorrido lo he hecho algún sábado que otro hasta Ribarroja, desde la Ciudad de las Ciencias, ida y vuelta. Eso sí, en bicicleta. Jejeje...

La primera vez que lo hice me sorprendió muy gratamente.

Mucho ánimo en tus entrenamientos y proyecto.

Un abrazo.

Daniel dijo...

Pues ya está, Fer, ¡conseguido!

La pequeña travesura está hecha, ha sido un entrenamiento interesante.

¡Saludos!